Feb 08 2015

STAJ informa. STAJ contesta al Presidente de la Audiencia Provincial de Cádiz.

En una Conferencia ofrecida en el “Foro de Cádiz” el pasado 5 de febrero, publicada en Diario de Cádiz, el Presidente de la Audiencia Provincial de Cádiz reclamaba un “pacto por la justicia”, planteando que el futuro de la Justicia debe ser con menos pleitos, con más acuerdos entre litigantes y con más jueces, afirmando que "No hacen falta más funcionarios ni más Juzgados. Hacen falta más jueces". Puedes ver la noticia publicada en Diario de Cádiz pinchando AQUÍ.

Ante estas manifestaciones, STAJ, por medio de nuestro portavoz en Andalucía, Juan Antonio Luque, contestamos lo siguiente:

Después de una lectura detallada de las manifestaciones del Sr. Presidente de la Audiencia Provincial de Cádiz, vertidas en el Foro de Cádiz y publicadas en prensa y tras un proceso que ha pasado del estupor a la indignación y de ahí a la firmeza y la necesidad de contraponer a estas declaraciones la sensatez, serenidad y la clase que es exigible en una intervención pública, como representante de los funcionarios y portavoz del Sindicato de Trabajadores de la Administración de Justicia quiero acotar algunas afirmaciones que entendemos erróneas.

Para ello partiré de una premisa parafraseando al tristemente célebre semanario satírico Charlie Hebdo, “YO SOY FUNCIONARIO, ESTÁ PERDONADO”. Está premisa es compartida sin duda por muchos compañeros de la Justicia andaluza, que no pueden por menos que pensar que el Sr. Estrella ha tenido una mala tarde.

Entrando en materia parece tardío reclamar como novedoso ese gran pacto por la Justicia del que habla el Sr. Estrella, que lleva siendo imprescindible 30 años, y debe empezar por la independencia judicial, de la que no oímos hablar a este señor. Para ello debe, en primer lugar, hablar del manoseo político sobre los cargos judiciales y los Altos Tribunales. Como máxima expresión resalta la elección del Consejo General del Poder Judicial, cuyos miembros son repartidos por los grupos políticos cual cromos en un macabro juego de poder.

Para ser honesto hay que ser independiente y algunos no lo son, hay que empezar barriendo su casa en primer lugar, sin guardar los trapos sucios y mucho menos cargar miserias propias en casa ajena.

La gran reforma propuesta por este señor no pasa por más funcionarios. Recuerdo que tanto él como yo somos funcionarios, opositores, en distinta escala por supuesto. Sin embargo, aclarado este lapsus, se refiere a que no son necesarios remeros que salven la embarcación a la deriva que es la Justicia sino timoneles.

Nos propone que no son necesarios más Juzgados y mucho menos que estén cerca del ciudadano. No es esto lo que se proponía en un exhaustivo informe propuesto en la Memoria del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de 2008 donde se imponía la necesidad de incrementar en 553 plazas la plantilla de funcionarios (de los de remar, no timoneles), sin embargo en sucesivas memorias posteriores, de 2010 en adelante, se cambia el rumbo basándose en un estudio europeo, del que se desconoce las fuentes y ajeno a la realidad de la justicia andaluza se opta por la solución de redistribuir funcionarios de los Cuerpos Generales y crear plazas de funcionarios de alto copete (timoneles=jueces). Estas derivas, curiosamente en plena crisis económica y política, ahondan más en la sensación de sálvese quien pueda que dan nuestros cargos jurídico-políticos.

En cuanto a la cercanía de la justicia a los ciudadanos, nos habla de las buenas comunicaciones de que disponemos los andaluces. Cierto es que han mejorado mucho en los últimos años, si bien también parece cierto que la calidad de la Justicia debe ser un criterio aplicable y deseable para con el ciudadano y la calidad pasa entre otros aspectos por la cercanía y las instalaciones (nada dijo de las desastrosas condiciones que tienen multitud de edificios judiciales, ¿quizás porque es la Junta de Andalucía quien tiene competencias sobre ellos?). No parece que imponer tasas, en muchos casos abusivas, y alejar la Justicia del ciudadano sea la mejor opción en un país democrático.

Quizás lo más llamativo sea la petición de mando en plaza sobre el resto de funcionarios, ¿de quién depende el personal?. Fácil Sr. Estrella, Vd del Consejo General del Poder Judicial, como Juez, como cargo no sabemos cuál será su dependencia. Los remeros, el resto de compañeros suyos, funcionarios como Vd, dependemos en el ámbito de la dirección de nuestra ordenación laboral a la Junta de Andalucía dentro de los Cuerpos Generales de la Administración de justicia que son nacionales dado el carácter único del Poder Judicial y los Cuerpos Generales a su servicio.

Resulta grosero recordar cuando los trabajadores de los Juzgados llevaban el café a sus señorías a sus despachos, o cuando se contrataban los trabajadores a dedo y ese dedo vestía toga. Y como resulta grosero arrojar basura sobre compañeros funcionarios no lo haré, pero si le recordaré la Constitución española que nos dice que los Jueces juzgarán y harán ejecutar lo juzgado. Bonita labor sin duda, exenta de responsabilidad de dirección sobre el personal del Juzgado.

En definitiva, jugar a minusvalorar al funcionario es injusto y en un cargo judicial incluso indigno y mucho más si se contrapone la dignidad y necesidad de aumentar el personal exclusivamente de su propia “condición”. No juegue usted, señor, a desacreditar al funcionario.

Desde la sensatez, serenidad y la clase que es exigible en una intervención pública le reitero “YO SOY FUNCIONARIO, ESTA PERDONADO”.

Enlace permanente a este artículo: http://stajandalucia.es/staj-informa-staj-contesta-al-presidente-de-la-audiencia-provincial-de-cadiz